Tips para invertir en bienes raíces en tus veintes

Tips para invertir en bienes raíces en tus veintes

No cabe duda que cuando tenemos veinte años estamos en uno de nuestros mejores momentos. Somos profesionistas haciéndonos de un nombre en nuestra carrera laboral. Además, contamos con la juventud y energía para salir a disfrutar de la vida con el fruto de nuestro esfuerzo. Todo esto suena maravilloso, por lo que es lógico que invertir en bienes raíces sea algo que nunca se te ha cruzado por la cabeza. Sin embargo, es algo en lo que sí deberías de estar pensando. Decimos esto porque esta clase de inversiones son las que rinden fruto a largo plazo y no se devalúan con el tiempo. Si ya te dio curiosidad por invertir en el mercado inmobiliario, te hemos traído algunos tips para que puedas lograrlo en esta etapa de tu vida.

 

Ahorra

Resulta difícil establecer el hábito del ahorro cuando se tiene veinte. Decimos esto, pues es en esta etapa en la que ya se es profesionista y se percibe un salario. Sin embargo,  por lo regular se tienen muchos gastos innecesarios. Solo piénsalo ¿cuántas veces comes fuera de casa a la semana?, ¿cuántas veces compras café en vez de prepararlo en tu hogar?. Todos estos gustos pueden generar mucho ahorro, lo único que tienes que hacer es abrir una cuenta de ahorro y destinar el 30% de tu salario.

 

Busca el departamento de tus sueños

Revisa muy bien diversas torres de departamentos antes de elegir. Recuerda escoger la que más se adapte a tus posibilidades. Toma en cuenta que un mayor retorno de inversión va ligado a la ubicación.

 

No descartes la idea de pedirle un préstamo a tus padres

Cuando tienes veinte y vas empezando tu carrera profesional, por lo general no percibes un salario millonario. Esto representa un problema, pues la mayoría de los bancos requiere que percibas cierta cantidad de dinero mensual por parte de tus empleadores. De no cumplir esto, usualmente no eres candidato para un crédito hipotecario. Sin embargo, no te desanimes. A estas alturas tus padres ya deben de tener un buen historial crediticio. Habla con ellos y pídeles que sean socios a través de un financiamiento. Trata de convencerlos hablándoles de los riesgos y la rentabilidad

 

Fuente:

DineroEnImagen